Noticias
Crean vigilancia ciudadana para monitorear los ríos
(27 marzo 2015) Los profesionales y encargados de la administración de los ríos de la región fueron capacitados para formar parte de la primera vigilancia ciudadana en el cuidado del agua de los ríos desde la perspectiva ecológica.

Los integrantes de las mesas ambientales de agua aprendieron a valorar los aspectos físicos del cauce, el hábitat fluvial y los ecosistemas acuáticos expuestos a distintas presiones.

En esta capacitación participaron las Mesas ambientales del agua, el Consejo Directivo del Río Cachapoal y Aguas Limpias para Colchagua, a través del Centro EULA de la Universidad de Concepción y el Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería,

De acuerdo a la coordinadora de las Mesas Ambientales, Verónica González, de la Seremi del Medio Ambiente, esta propuesta surgió en las mesas ambientales para capacitar en “indicadores biológicos” a profesionales que tienen injerencia en la administración de los ríos.

“Cada una de las instituciones que forman parte de las mesas Aguas Limpias para Colchagua y Consejo Directivo del Río Cachapoal, decidió impulsar una vigilancia ciudadana de los ríos, involucrarse más como ciudadanos activos y como inspectores de los ríos de la región”, destacó la profesional.

“Esta capacitación permitirá tener una mirada ciudadana al ambiente físico donde podemos darnos cuenta de los cambios que sufren los ríos y la cuenca en general, producto de la intervención en los distintos usos que le damos al agua. Con esta nueva situación como ciudadanos integrantes, podemos evidenciar y registrar los cambios en estos indicadores biológicos gracias a estas herramientas”.

Indicadores biológicos

Tradicionalmente, la calidad del agua de los ríos, se ha medido a través de parámetros físico-químicos (minerales, oxigeno, entre muchos otros), que actúan como una "fotografía" al momento de medir, entregando características inmediatas sobre los ríos, pero no una visión de las variaciones de las características en el tiempo.

La medición a través de indicadores biológicos (uso de insectos acuáticos), presenta ventajas más amplias y estables a través del tiempo y entrega una gama compleja de cualidades del medio en el que se desenvuelven los insectos (tipo de sustrato, temperatura, oxigeno disuelto, pH del agua, etc,).

“Los insectos acuáticos proporcionan excelentes señales sobre la calidad ambiental del agua de los ríos, porque algunos de ellos requieren buena calidad de agua para sobrevivir; y otros, por el contrario, crecen y abundan en sitios donde hay contaminación”, expresó Ricardo Figueroa, doctor en Ciencias y académico de la facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Concepción.

Los profesionales capacitados representan a las Juntas de Vigilancia del Río Cachapoal y Tinguiririca; la Asociación de Canales Pedro Aguirre Cerda, la Dirección General de Aguas, La Seremi de Agricultura y la empresa Vital. Para reconocer su participación en el curso, durante la ceremonia de certificación ambiental a escuelas de la región, fueron reconocidos con la entrega de un diploma.